Guamúchil Digital

PARÉNTESIS por Jesús Ontiveros

 

 

Noticiero Guamúchil Digital

 

Se acabó el secreto a voces.

El distanciamiento entre el alcalde Carlo Mario Ortiz Sánchez y el diputado local, Silvino Zavala Araujo, se evidenció este lunes.

Lo que mucho se rumoraba en los corrillos políticos afloró cuando ambos personajes políticos celebraron eventos escolares en diferentes planteles y a la misma hora.

Ortiz Sánchez en Guamúchil, específicamente en la colonia La Gloria y el legislador priista en Tamazula Segundo, donde por cierto el ex diputado local, César Fredy Montoya Sánchez, fungió de testigo.

El mensaje, para quienes conocen de la política comunal, sería de que ambos personajes habrían desenterrado del “hacha de guerra” en la víspera del proceso electoral del 2018.

Por un lado, Ortiz Sánchez en su intención de reelegirse en el cargo y Zavala Araujo, en su enfermizo ego de querer ser presidente municipal de Salvador Alvarado.

Y es que según había trascendido, las diferencias entre ambos datarían desde su campaña política. Y si así fue, los dos la disimularon casi a la perfección.

O por lo menos así lo percibió el electorado que les refrendó su confianza en las urnas, confianza que sustentaron en el discurso de que trabajarían unidos en beneficio de la sociedad alvaradense.

Los motivos sólo ellos los conocen. Sin embargo algunos aseguran que el diputado local no supera aún no haber sido el candidato a presidente municipal.

Otros dicen que las aportaciones económicas a la campaña no fueron equitativas, entre otros motivos de tal fuerza que tarde o temprano habrían de aflora.

Entre los “jaloneos” del alcalde y el diputado quedaría atrapado el Partido Revolucionario Institucional, cuyos dirigentes estatales y municipales, aparentemente le estarían restando importancia al asunto.

Habrá, sin embargo, quienes se rasguen las vestiduras y aseguren que entre Ortiz Sánchez y Zavala Araujo, no hay rompimiento, que la relación es de armonía bilateral.

Nunca faltan esos “corifeos” cuya “ceguera institucional” los obliga a interpretar las evidencias a su conveniencia. Defienden lo indefendible.

De continuar este “sano distanciamiento”, será inminente la intervención desde el tercer piso del Palacio de Gobierno.

No conviene, de momento, que la “bitachera” se agite.

 

Puntos suspensivos…Alguien o varios del equipo de la Senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, le están fallado.

Y para muestra un botón. El fracaso de su jornada médica que se desarrolló el anterior sábado por la mañana en la escuela “Alberto Vega Chávez”.

El evento no reunió, según fuentes confiables, a más de 30 personas, lo cual le generó una fuerte molestia a la Senadora, acostumbrada a eventos masivos-

Proclive al aplauso y a emitir discursos frívolos, Gastélum Bajo habría descargado su descontento contra los organizadores del fallido evento.

¿Boicot o la Senadora está perdiendo su capacidad de convocatoria y credibilidad social?

 

recorte uno

Guamúchil Digital

Agregar Comentario

Comentarios recientes

    Categorías

    Región del Evora